Saltar al contenido
tiposdesociedades

Pasos para crear una empresa: ¿Cómo constituir una empresa desde cero?

Empieza tu propia empresa 

Sin duda uno de los proyectos más desafiantes y a la vez más emocionantes, es lanzarse al mercado con una empresa basada en ese proyecto que siempre quisimos emprender, por ello desde el primer paso, todo el proceso se convierte en un camino lleno de ilusión, pero también de mucho aprendizaje. Recuerda que una empresa puede ser iniciada por una o varias personas que están unidas por un objetivo en común, por lo que si planeas iniciar en sociedad, se deben tener las intenciones claras. 

Conoce todos los tipos de sociedades

Sin embargo, no podemos desconocer que se trata de un proceso complejo y que siempre requiere de una preparación que nos permita poder equiparnos para crear una empresa desde cero. Es por ello que en esta ocasión te traemos una serie de pasos clave que hemos logrado reunir para ti y ese proyecto maravilloso al que te enfrentas. 

Define tu objetivo: ¿Por qué quieres abrir tu empresa?

Lo ideal es que tengas todo claro desde el principio, fijar un objetivo a tu empresa será fijar el futuro y el destino que tendrán nuestras actividades en él, será el rumbo que le daremos y el que nos permitirá enfocarlo en cada parte del proceso. Define en esta primera parte, las razones que te llevan a iniciar tu propia empresa. Algunas de estas pueden relacionarse con tu plan de vida, oportunidad de negocio y empleo, entre otras.

Plantea la idea de tu empresa

Uno de los requisitos de iniciar un proyecto como este, es el encontrar una idea que vaya acorde a nuestras pasiones e intereses, pues este sentimiento se convertirá en el combustible para mantener encendida la perseverancia, el compromiso y la disciplina. La idea de tu empresa debe responder, además, a otra serie de cuestiones que son las que permitirán que pueda desarrollarse correctamente y sea rentable en el mercado. 

Entre algunas de estas cuestiones están: ¿se trata de un producto o un servicio?, ¿me dedicaré a fabricar o a comercializar?, ¿es una necesidad no satisfecha en su totalidad en el mercado?, ¿qué hará de mi producto o servicio distinto a los demás? Entre otras que serán de gran importancia.

Capacítate para empezar

Una vez identifiques la razón principal por la que quieres crear tu empresa y establezcas la idea central del proyecto, es momento de que te formes para empezar a manejar este emprendimiento. De nada sirve tener una idea de negocio rentable si no tenemos ni idea de cómo manejarla, por ello, es necesario que te informes acerca de cómo está funcionando esta idea, qué necesitas saber para empezar, procedimientos de elaboración, formas de venta y más. 

Pasos para crear una empresa

Además de estos conocimientos particulares, es sumamente importante que si te planteas iniciar una empresa, adquieras formación en aspectos de administración y gestión. Puedes aprovechar la variedad de recursos, ya sea con cursos en línea, si es que no tienes mucho tiempo u otros canales.

Realiza tu plan de negocio

Este documento se convertirá en el mapa de nuestro negocio. En él incluiremos una descripción detallada del funcionamiento de nuestro negocio, especificando muy bien cada aspecto para poder crear una lista de los artículos y otras necesidades de nuestro negocio. Es importante que seamos realistas en este aspecto para que nuestro negocio funcione de la mejor manera, pues aquí identificamos las necesidades y agregamos su funcionamiento base.

Forma tu presupuesto

A partir del plan de negocios podemos tener una idea de la cantidad de dinero que vamos a necesitar y en este sentido, la búsqueda para cumplir tal presupuesto que estará destinado a la creación de nuestra empresa. Cotiza lo que necesitas para iniciar y calcula una cantidad de dinero necesario cada mes, este no puede ser más alto que las ganancias, sin embargo, sabemos que en la etapa inicial se requiere de la inversión para empezar a obtener los beneficios más adelante.

Identifica el perfil de tus clientes

No basta con lanzar un producto o servicio que parece rentable si antes no pensamos en el perfil de la persona que lo va a adquirir. En este paso lo que proponemos, es pensar en el tipo de persona al que va dirigido y cómo se acerca este a lo que ofreces. En este proceso conviene tener en cuenta aspectos como su edad, sus intereses, la frecuencia de compra, su ubicación e incluso el manejo de sus tiempos. 

Ponte en la posición de tu cliente, piensa como él. Analiza cómo te gustaría que te fuera presentado el producto o servicio, la practicidad, dónde lo comprarías, entre otros aspectos que te van a permitir estar mucho más cerca de lo que ellos quieren.

Analiza tu competencia

Otro aspecto de suma importancia es el análisis de la competencia, pues esto implica un proceso investigativo más detallado que te proporcione herramientas que puedas aprovechar para ir ganando tu posición en el mercado. 

Una investigación de la competencia directa, es decir, de quienes ofrecen los mismos productos o servicios similares que los que planeamos lanzar, debe incluir conocer los precios que están manejando, el tipo de clientes al que se enfocan, lo que ofrecen al mercado y cómo lo ofrecen, su ubicación, falencias y ventajas que tienen.

Organiza tu equipo de trabajo

Aunque si bien puedes iniciar una empresa solo, muchos emprendedores eligen hacerlo con un equipo dado que este proceso implica hacer frente a una serie de áreas que requieren de mucho tiempo de dedicación y de conocimientos específicos que en ocasiones no puede tener una sola persona. Sin embargo, puede que si los tengas y prefieras iniciar solo, pero te recomendamos formarte muy bien para ello. 

Si decides organizar un equipo de trabajo, lo ideal es que te asegures que sean personas capacitadas para las labores que se necesitan, evalúa experiencia, conocimientos y referencias. Todos deben trabajar en un mismo objetivo, esto garantiza un equipo de trabajo sólido en donde haya buena comunicación, lo mismo sucede si has decidido emprender con socios.

Crea el producto o servicio

Teniendo toda la información anterior en cuenta, estás mucho mejor preparado para empezar con la creación de tu producto o el desarrollo de tu servicio, pues has ampliado tus conocimientos en lo que a ello se refiere. Ten en cuenta que un requisito fundamental para ello es imprimir en tu producto o servicio, originalidad, innovación y creatividad, elementos que pueden estar incluidos en la presentación, la promoción, lo que incluyen, etc.

Lleva un registro de todo

Un registro no solo aplica para la etapa inicial de la empresa, sino que es un elemento fundamental para todo el proceso de tu negocio. Llevar un registro de movimientos, de ingresos y egresos, producción, estrategias de publicidad y sus resultados, registro del equipo de trabajo, etc, será clave para mantener el control de lo que sucede, poder hacer frente a posibles obstáculos y en general, conocer de manera detallada el funcionamiento de tu negocio para estar al tanto de todo. 

Consejos extra

Si bien en esta etapa conviene ahorrar en costes para evitar perder dinero de entrada, esto no implica adquirir los ingredientes, materiales o máquinas más económicas del mercado sin escatimar en la calidad de lo que se compra. Por ello es fundamental cotizar e investigar muy bien antes de comprar lo que tu empresa necesita para empezar. 

Asegúrate de contar con buena asesoría legal, esto te permitirá estar al tanto de los permisos de funcionamiento que necesitas tener, así como las licencias y demás obligaciones legales que no puedes dejar pasar de acuerdo a las condiciones y características de tu empresa. 

Puede que ya tengas en claro la forma en la que va a funcionar tu negocio, pero queremos hacer énfasis en las ventajas que arrojan las herramientas digitales. Hoy, la empresa que no tiene presencia web prácticamente no existe. Por ello es sumamente importante, aún si no vas a vender vía online, que uno de tus canales de promoción sea un sitio web que esté conectado con redes sociales, pues es clave para darte a conocer y expandir los alcances de tu negocio. 

Tener toda esta información clara nos permitirá tener la base de nuestra empresa y esto es necesario para iniciar todos los procesos y trámites de inscripción, registro y certificación con las entidades correspondientes y encargadas de facilitar esta documentación para consolidar y legalizar nuestro negocio. 

Fíjate en cada detalle de tu proyecto, mantente con energía, disciplina y compromiso en cada paso, pues solo la pasión y la perseverancia, pueden llevarte a obtener buenos resultados.