Saltar al contenido
tiposdesociedades

Sociedad laboral: ¿En qué consiste, cómo funciona y cómo iniciar?

¿Qué es una sociedad laboral o SL? 

Se trata de un tipo de sociedad en el que la mayor parte del capital social es propiedad de los trabajadores, las personas que prestan sus servicios, los cuales son retribuidos de forma indefinida o personal. Debe contar con mínimo tres socios. Es así que consiste en una empresa privada con actividades mercantiles que se diferenciar por tener un carácter laborista. 

Conoce todos los tipos de sociedad aquí

Existen dos tipos de sociedad laboral, por un lado están las sociedades limitadas laborales y por otro, las sociedades anónimas laborales. Ambas formas de sociedad deben cumplir con los requisitos que rigen las Sociedades Limitadas y las Sociedades Anónimas habitualmente. 

Características de una sociedad laboral

Capital social: una de las principales particularidades de este tipo de sociedad, tiene que ver con la forma en la que está constituido el capital social, dado que la mayoría estará en las manos de sus trabajadores. Esto quiere decir que al menos el 51% del capital social debe ser de ellos a partir de los servicios que se presten. Requiere que el total del capital esté desembolsado. 

Por otro lado, el capital social de la empresa es dividido a partir de participaciones sociales o en acciones nominativas. Las participaciones sociales pueden ser clase general, es decir, propiedad de los socios que no necesariamente son trabajadores, o bien de clase laboral, que incluye la propiedad de los socios trabajadores. El valor exacto del capital social mínimo requerido, puede variar de acuerdo a la legislación del país. 

Condiciones de los trabajadores: la cantidad de horas de trabajo es también un aspecto importante que se debe tener en cuenta, dado que el número de horas que sean trabajadas por los trabajadores indefinidos y que no sean socios de la compañía, no puede ser mayor al 15% de las horas que se trabajen durante el año por los trabajadores que sí son socios. 

Incentivos: este tipo de sociedad, cuenta con una serie de beneficios fiscales concretos, como lo son el impuesto de sociedades que resulta de mucho más beneficio que en otros tipos de sociedades. 

Derecho de adquisición: las sociedades laborales también contienen el derecho de adquisición preferente, consiste en que las ampliaciones del capital deben ser proporcionales a los tipos de acciones. En este sentido, tendrán preferencia de suscripción los titulares que hagan parte de la clase de participación de acuerdo a su ubicación. 

Personalidad jurídica: una vez la sociedad se haya inscrito en el Registro Mercantil debidamente, la sociedad podrá gozar de la personalidad jurídica. Este proceso implica contar con el certificado de la calificación “laboral”, el cual otorga el Ministerio de Empleo y el de Seguridad Social. 

Características de una sociedad laboral

Requisitos para una sociedad laboral 

Para la constitución de la sociedad laboral, es necesario que se cumpla con varios aspectos importantes, entre ellos, que la mayoría del capital social sea de la propiedad de los trabajadores, como lo mencionamos. Así mismo, debe cumplirse a cabalidad la restricción sobre las participaciones sociales y el tiempo de trabajo. 

De otro lado, encontramos que en caso de que se inicie con dos socios trabajadores, en el que cada uno aporta el 50% del capital social y cuenta con derecho al voto, están en la obligación de adaptar la sociedad con su conjunto de estatutos en un tiempo de 36 meses. En caso de que los socios sean también de entidades públicas, el porcentaje de aportación del capital social puede superar el 50%. 

Además de las reservas estatutarias, también conocidas como reservas legales, en el caso de las constituciones bajo sociedades laborales, estas se encuentran en la obligación de también constituir un tipo de reserva especial, la cual permite que se dote con el 10 por 100 del beneficio líquido de cada actividad, hasta el momento en el que llegue, mínimo, a una cifra mayor al doble del capital social que existe. 

Libros de inventarios: la constitución de una empresa dentro de la sociedad laboral, debe contar con un libro de inventarios, así como un registro de las cuentas anuales y de operaciones, así como un libro de actas, medios por los cuales podrá mantener los acuerdos que se lleven a cabo en las Juntas Generales y demás órganos de gestión a nivel administrativo de la empresa. 

¿Cómo crear una sociedad laboral?

Para este proceso, es necesario dividirlo en dos partes. Siendo socio trabajador y en otro, siendo socio no trabajador. En el primer caso, el socio trabajador presta sus servicios retribuidos de forma personal y directa, cuenta con una relación laboral sujeta a término de tiempo indefinido y se convierte en propietario de acciones junto a a participaciones sociales dentro de la clase laboral. 

Mientras que, la creación de la sociedad laboral como socio no trabajador, podrá incluir a personas jurídicas o físicas, esto es privadas o públicas quienes se convierten en propietarios de acciones o bien de participaciones sociales, pero en este caso, harán parte de la “clase general”. En este caso no existe una relación laboral con la sociedad. 

Así las cosas, en primer lugar, se deben realizar los estatutos particulares de la sociedad, los cuales serán elaborados por los socios y la Junta. Posteriormente, se realiza la solicitud de calificación, certificación e inscripción como Sociedad Laboral a partir del Registro Administrativo de Sociedades Laborales. 

Hecho lo anterior, debemos fijarnos que en la denominación de la sociedad, aparezca la indicación del tipo de sociedad, el cual puede incluir las abreviaturas S.A.L, Sociedad Anónima Laboral o bien S.L.L, Sociedad de Responsabilidad Limitada Laboral, de acuerdo al caso. 

Continúa la escritura pública, la cual debe ser concedida una vez se haya hecho la protocolización de los Estatutos ante un notario. En este paso, es necesario que se presente la certificación obtenida de Registro Mercantil Central, la cual nos acredita como una Sociedad Laboral S.L. 

Es importante tener en cuenta que esta cuenta con un tiempo de validez de dos meses desde el día en el que se expide. Luego se debe solicitar el certificado bancario, el cual señale el depósito aportado y que debe estar a nombre de la sociedad. La cantidad debe corresponder al menos al 25% del capital suscrito por los socios, sin embargo, el certificado bancario deberá contener el 100% del capital. 

Finalmente está el Registro Mercantil. Para realizar la inscripción de este documento, se debe presentar la certificación del Registro Administrativo otorgado. En este documento se debe señalar la calificación y debida inscripción. A partir de este momento, en el que se inscriba el Registro Mercantil, se obtiene la personalidad jurídica a la sociedad constituida. 

Responsabilidad de una empresa con sociedad laboral

En cuanto a la responsabilidad de los socios, esta, frente a terceros, se encuentra limitada de acuerdo a las aportaciones que se hayan realizado al capital social. 

Ventajas de una sociedad laboral

Entre los beneficios de operar con el tipo de sociedad laboral, está el hecho de que el 10% de los beneficios no se pueden alquilar, además, estos deben estar dentro de la empresa y están sujetos a un impuesto de sociedades más beneficiosos que como sucede con otro tipo de incentivos fiscales en el mercado. 

También debemos añadir que la mayoría del poder de gestión, en el caso de las sociedades laborales, está en manos de los trabajadores de la empresa, siendo este un elemento de vital importancia y ventaja a nivel de fiscalidad y dentro de su forma jurídica. 

Esto, porque en la mayoría de los casos, existen conflictos frecuentes cuando el poder está en manos de varios accionistas, lo que complica procesos como la toma de decisiones, siendo además un factor importante para situaciones y el tiempo. 

Y finalmente, podemos agregar que se encuentra dentro del Régimen General de la Seguridad Social, pero no en el caso de los Administradores vinculados a partir del contrato de Alta Dirección. Tienen derecho a cobrar la prestación por desempleo, llamado también Pago único del desempleo, una ventaja que no tienen otros tipos de sociedades por su constitución y gestión general. 

Estatutos de una sociedad laboral

Aunque si bien la mayor parte del capital social estará a manos de los trabajadores, ninguno de los socios puede una cantidad superior a un tercio del capital, es decir, más del 33%. Sin embargo, este hecho puede modificarse si se trata de una administración pública o una institución, pues en este caso sería solo la mitad del capital social. 

De acuerdo a la Ley de Sociedades Laborales, en caso de que la sociedad sea administrada por el Consejo de Administración, los miembros del consejo serán nombrados por el sistema regulado dentro de esta ley y de acuerdo a sus indicaciones. Sin embargo, si sucede que no existen más que acciones de clase laboral, los miembros del Consejo de Administración podrán nombrarse de acuerdo al sistema de mayorías. 

“Mortis causa”: la transmisión de esta, se encuentra sujeta a una serie de normas que deben seguirse paso a paso, las cuales incluyen que al heredero de la persona fallecida le sea otorgada la condición de socio directamente. Esta persona no podrá ejecutar el derecho estatutario de adquisición en caso de que el heredero sea trabajador de la sociedad a término de contrato por tiempo indefinido. Y finalmente, puede establecerse un derecho de adquisición preferente de acuerdo a las participaciones, esto con un procedimiento previo que permita las transmisiones “intervivos”. 

Para conocer más acerca del funcionamiento de este tipo de sociedad comercial en tu lugar de origen, así como de sus condiciones y legislación actualizada, te recomendamos consultar las normas que funcionen en tu país y contar con la asesoría de un experto que te guíe en el proceso para elegir el tipo de sociedad más conveniente.