Saltar al contenido
tiposdesociedades

Sociedad Colectiva: ¿Qué es, Cómo funciona y Cómo constituirla?

¿Qué es una sociedad colectiva o S.C?

Una sociedad colectiva, también conocida como Sociedad Regular Colectiva, hace referencia a uno de los tipos de sociedad, en la que los socios que hacen parte de su fundación, bajo el nombre colectivo y con una razón social definida, tienen la posibilidad de participar dentro de la proporción que se establezca, de las obligaciones y derechos de una compañía. 

Conoce todos los tipos de sociedades aquí

En otras palabras, se trata de una sociedad en la que los integrantes administrativos, se comprometen, cada uno, a responder en nombre de la empresa frente a las deudas que se contraigan en nombre de la sociedad de acuerdo a la proporción que se pacte y el aporte para el capital social. 

Características de una sociedad colectiva

Razón social: también conocido como denominación social, se refiere al nombre colectivo en el que se integran los nombres de todos los socios o bien, algunos de ellos. Este debe incluir las siglas de la Sociedad Colectiva: S.C. 

Socios: todos los socios tienen igualdad en la participación de condiciones dentro de la compañía. Este tipo de sociedad requiere de un mínimo de dos socios, mientras que no hay un número máximo de integrantes en este aspecto. Es importante destacar que la Sociedad Colectiva cuenta con una autonomía patrimonial, de manera que frente a las deudas, dispone de su propio patrimonio, sin embargo, los socios también pueden responder a las deudas sociales, ilimitada, subsidiaria y solidariamente. 

Capital social: en este tipo de sociedad, no existe una cantidad o porcentaje de capital social mínimo establecido. En este sentido, el capital cumple más bien con una función de garantía ante terceros Es así que se convierte en una fuente de financiación en la que la empresa establecida bajo S.C, no lo devolverá. 

Requisitos para una sociedad colectiva

Se debe contar con una certificación negativa que previamente se debe solicitar con el nombre de la sociedad ante el Registro Mercantil. El proceso de constitución, como veremos, deberá incluir el número de identificación fiscal NIF, la escritura pública, al impuesto sobre las transmisiones patrimoniales, así como los actos jurídicos documentados. 

Para el inicio de su funcionamiento, debe contar con al menos dos socios debidamente identificados y registrados. Entre otros aspectos, se requiere: la razón social, el domicilio en la que funcione la sociedad, la duración de esta, la identidad de cada uno de los socios, el objeto social si está determinado y las posibles actividades que se realizarán a futuro y la fecha de inicio de operaciones.

Pasos para crear una sociedad colectiva

La constitución de una sociedad colectiva requiere principalmente la inscripción de la empresa, así como su razón social o denominación social ante el Registro Mercantil. Además de esto, se requiere del número de identificación fiscal que es proporcionado por la agencia tributaria. Luego, el contrato es entregado por la escritura pública para inscribirse dentro del Registro Mercantil.

En cuanto al contenido de la escritura pública, este deberá incluir el nombre completo de los socios, así como el domicilio principal de la compañía, la razón social, el nombre completo de los socios encargados de la gestión de la sociedad, el capital que es aportado por cada socio, ya sea con dinero en efectivo o bienes, la duración de la sociedad desde el momento de inicio y los pactos o condiciones que se sugieran o se considere necesario dejar en claro. 

Características de una sociedad colectiva

Responsabilidad de una empresa con sociedad colectiva

En cuanto a la responsabilidad de los socios con una compañía en S.L, esta se encuentra sujeta de forma ilimitada a los socios, de manera que cada uno de ellos responde de forma solidaria, ilimitada y personal frente a las obligaciones sociales. 

Ventajas de una sociedad colectiva

Dentro de las virtudes de la Sociedad Colectiva (S.L), encontramos que los socios pueden combinar tanto sus bienes como su experiencia, además de que cada uno de ellos cuenta con derecho a voto a menos que se pacte lo contrario. Este tipo de sociedad abre la posibilidad de que se reúna un capital mucho más grande en la empresa. Todos los socios pueden participar de forma directa de los beneficios, lo que genera una mayor motivación entre ellos. 

No requiere de un capital social mínimo establecido, además, tampoco cuenta con número máximo de personas que puedan convertirse en socios de la compañía bajo el tipo de Sociedad Colectiva o S.C. 

Estatutos de una sociedad colectiva

En cuanto a los derechos y obligaciones que conciernen a la Sociedad Colectiva, se encuentran los siguientes: 

Prohibición de competencia: en este aspecto, todos los socios están sujetos a la fidelidad y la colaboración con la compañía, de manera que está completamente prohibido llevar a cabo actividades económicas de acuerdo al objeto social. 

Obligación de aportación: cada uno de los socios está en la obligación de aportar en común bienes o dinero. En caso de que haya un socio industrial, a este no se le imputan las pérdidas sociales. En caso de que este estatuto no sea cumplido, se puede excluir de la sociedad a la persona que ha violado la regla. 

Derecho a la información sobre la administración social y la contabilidad: en este aspecto, cada uno de los socios que conforman la compañía, está en el debido derecho de estudiar el estado contable y administrativo de la empresa. 

Derecho de participación en resultados de las sociedad: en el caso de los socios bajo Sociedad Colectiva, estos están en el derecho de ser partícipes ante los resultados de la compañía, dentro de la cual figuran. 

Ejemplos de sociedad colectiva

La mayoría de los emprendedores que establecen una compañía bajo este tipo de sociedad, S.L., son a menudo usadas por economistas, médicos, auditores, bufetes de abogados, sociedades de arquitectos entre otros, dado que son tipos de profesiones en las que se requiere de la unión de ellos para la consecución de clientes, donde la confianza desempeña un papel fundamental. 

Para conocer más acerca de las leyes que rigen este tipo de sociedad en tu lugar de ubicación, es necesario consultar la legislación local. Así mismo, te recomendamos contar con la asesoría de un experto quien te pudiera guiar de forma especializada en la constitución de empresa como sociedad, con un enfoque de acuerdo a las características de tu proyecto.