Saltar al contenido
tiposdesociedades

Sociedad Civil: ¿Qué es, cómo funciona y cómo constituirla?

¿Qué es una sociedad civil?

La sociedad civil hace parte del conjunto de tipos de sociedades en la que un número de personas de forma colectiva, toman decisiones entorno a una organización constituida. Es así que, una compañía constituida como sociedad civil hace referencia principalmente a organizaciones como instituciones cívicas y sociales.

Conoce todos los tipos de sociedades aquí

Este tipo de sociedad se constituye como un contrato de carácter privado que se pone en colaboración entre dos o más personas que realizan un proyecto con ánimo de lucro y que, pueden aportar como trabajadores o bien como socios capitalistas, aportando bienes o dinero. Es una de las opcione más usadas y aplicadas a los negocios pequeños, las cuales basan su actividad inicial en gestiones sencillas. 

Está regida por el Código de Comercio y el Código Civil en lo que se refiere a derechos y obligaciones. 

Características de una sociedad civil

Socios: la cantidad mínima para la constitución de este tipo de sociedad es de mínimo dos personas. Las personas que funden la compañía, deben posicionarse como autónomos y, en este sentido, cotizar de forma independiente su seguridad social. En caso de que se adquieran deudas frente a terceros que hayan sido tomadas por la sociedad, es la administración la que debe hacer frente a ello. 

En cuanto a la responsabilidad social, esta es ilimitada y personal de los socios. Esto quiere decir que, en caso de no cubrir las deudas con la liquidación del patrimonio de la sociedad, son los socios quienes deben responder con sus bienes. 

Capital social: en la constitución de la sociedad civil, la organización no se rige a una cantidad de capital social mínimo, lo que además, permite la reducción de costes de constitución y facilita con mayor inmediatez los trámites que se realicen. 

Organización: una de las particularidades de este tipo de sociedad, tiene que ver con que permite varias formas de representación y administración, de manera que puede contar con un administrador único, así como también con administradores mancomunados o solidarios, en los que la participación de uno, implica la decisión del grupo. 

Características de una sociedad civil

Requisitos para una sociedad civil

Es importante destacar que la sociedad civil tributa en el impuesto de sociedades, por lo tanto, se debe llevar una contabilidad similar a que si fuera una S.L. o Sociedad Limitada, de manera que presenta sus libros y las cuentas anuales ante el Registro Mercantil. Adicional a ello, los socios deben darse de alta como autónomos, aunque en casos excepcionales, esto como parte del régimen de seguridad social. 

Se debe contar con un contrato privado de Sociedad Civil, en el cual se especifique la actividad del negocio o las actividades que se vayan a desarrollar en el futuro, así como los aportes que realiza cada uno de los socios integrantes y el porcentaje de participación que tendrá frente a las pérdidas y las ganancias. Es importante tener en cuenta que, en caso de que se aporten derechos reales o inmuebles, lo más recomendable es constituir la sociedad civil a través de una escritura pública ante un notario. 

Finalmente, a nivel contable, debe contar los libros de registro que conciernen a los libros de provisión de anticipos y fondos, los libros de ventas e ingresos, los libros de compras y gastos y los libros de bienes de inversión. 

Pasos para crear una sociedad civil 

Para iniciar la constitución de este tipo de sociedad, el primer paso es la firma del contrato privado, la cual debe incluir todas las partes, también conocido como contrato de constitución. 

Posteriormente, es necesario darse de alta en hacienda, obteniendo el NIF, el Impuesto de Transmisiones y Actos Jurídicos Documentados, el cual corresponde al 1% del valor total de los bienes que se hayan aportado para la constitución de la compañía. Adicional a esto, se debe dar de alta en la Seguridad Social y demás documentos que establezcan las entidades particularmente en la zona de ubicación de la sociedad. 

Ventajas de una sociedad civil

Entre las principales virtudes de este tipo de sociedad podemos destacar que requiere de una constitución formal mucho más sencilla y hasta económica, dado que no requiere de la escritura pública, la cual es presentada ante el notario, no necesita inscribirla en el Registro Mercantil. Además, no requiere de un aporte de capital de inicio mínimo. 

Permite que se pueda cotizar por la cuota mínima en el Régimen de autónomos de la Seguridad Social y la tarifa plana, además de tener la posibilidad de acceder a la capitalización del desempleo. La gestión en términos fiscales y contables, es mucho más sencilla que con una sociedad limitada o S.L. 

Sin duda se convierte en una fórmula ágil para lograr iniciar una colaboración entre autónomos, sobre todo cuando el capital de inicio no es tan alto. 

Estatutos de una sociedad civil

En cuanto a los estatutos que debe cumplir la sociedad civil y con los que debe contar, se encuentran los nombres directos de los socios, la razón social de la compañía, el objeto de la sociedad civil, esto de acuerdo a las actividades a las que se va a enfocar la compañía u organización, el capital social, de acuerdo a lo que se disponga y la especificación de la forma en la que se va a administrar la sociedad. 

Ejemplos de sociedad civil

Entre algunas organización constituidas bajo la sociedad civil, podemos encontrar  asociaciones de trabajadores, como lo son las colegiaturas y los sindicatos, los clubes deportivos regionales o locales, las organizaciones escolares privadas que incluyen centros docentes o instituciones privadas y las instituciones de beneficencia. De otro lado también es posible encontrar organizaciones barriales, grupos religiosos, clubes sociales, asociaciones en las que participan ciudadanos, organizaciones no lucrativas, organizaciones no gubernamentales, colegios profesionales, entre otros. 

En cuanto a las leyes que rigen este tipo de sociedad comercial, es necesario que consultes con un asesor especializado, de acuerdo al tipo de organización que planeas abrir para que, de esta forma te presente cuáles son las condiciones sobre las cuales puedes ponerlo en marcha.