Saltar al contenido
tiposdesociedades

Sociedad Anónima Cerrada (SAC): ¿Qué es? y Funcionamiento

¿Qué es una SAC o Sociedad Anónima Cerrada?

Este tipo de sociedad mercantil recibe su nombre al ser creada por un número de socios que no supera las 20 personas, las cuales bien pueden ser personas jurídicas o naturales. Cada uno de los miembros participa de forma activa dentro de la administración, la representación y la gestión de la empresa. A menudo es el tipo de sociedad que se recomienda para establecer una empresa familiar o una empresa pequeña o mediana. 

Conoce todos los tipos de sociedades aquí

La SAC o Sociedad Anónima Cerrada, también es considerada como una sociedad de capitales, la cual cuenta con un capital social representado en acciones y con una responsabilidad limitada. 

Características de una Sociedad Anónima Cerrada

Razón social: hace referencia al nombre de la compañía, el cual no puede haberse registrado con anterioridad. Bajo esta razón social será registrada la empresa ante las entidades correspondientes. 

Socios: como mencionamos, este tipo de sociedad puede estar conformada por un máximo de 20 socios y mínimo dos. Allí se debe designar a un gerente general y en este sentido, establecer las facultades que le competen. 

Responsabilidad limitada: este aspecto hace referencia a la actividad de los socios frente a la empresa, de manera que estos no deben responder de forma personal por las deudas de la compañía establecida bajo la Sociedad Anónima Cerrada. 

Capital social: a diferencia de otro tipo de sociedades mercantiles, la S.A.C., no cuenta con una cantidad mínima establecida. Este capital puede estar constituido por dinero o bienes. En caso de que sea constituida con dinero en efectivo, se requiere de la apertura de una cuenta bancaria. 

El capital está constituido por los bienes aportados a partir de una declaración jurada desde una lista detallada. 

Acciones: estas pueden diferenciarse de acuerdo al valor nominal o bien por los beneficios relacionados con ellas, dado que pueden depender de si cuentan con un dividendo mínimo. 

Domicilio social: se refiere al lugar de ubicación de la empresa en físico. En esta sección se debe agregar la dirección exacta, la cual debe ser veraz y mantenerse actualizada, este será el lugar en el se radique la administración de la empresa.

Objeto social: en esta sección se debe incluir las actividades que se desarrollen en la empresa bajo la Sociedad Anónima Cerrada de forma directa o indirecta, mediante el uso de acciones o la forma en la que participan las sociedades. Aquí también se pueden incluir las actividades que se realizarán en el futuro. 

Órganos: la organización de una compañía bajo la S.A.C. o Sociedad Anónima Cerrada, debe incluir una junta de accionistas. Esta debe contar con un directorio, que puede ser opcional y gerencia. 

Allí se realizan juntas ordinarias o extraordinarias, las primeras se realizan una vez al año y se enfocan en los estados financieros del año inmediatamente anterior, así como la asignación de los directores, los dividendos y otros datos relacionados. Las juntas extraordinarias se realizan según las necesidades de la empresa y su convocación. Allí se revisa todo lo concerniente a los estatutos de la compañía. 

Duración de la S.A.C.: la permanencia de este tipo de sociedad mercantil no está sujeta a un tiempo determinado, por lo que su duración es de carácter indefinido. Inicia su operación con la entrega de la escritura de constitución. 

Requisitos para una Sociedad Anónima Cerrada

Para la constitución de una empresa bajo la sociedad mercantil de Sociedad Anónima Cerrada, se requiere de al menos dos socios constituyentes, así como un mínimo de tres directores que hagan parte del directorio, aunque este último aspecto puede variar de acuerdo a la zona de ubicación. 

Se debe contar con una copia de D.N.I, la cual debe estar exenta de deudas. Además, debe incluir la razón social de la empresa, establecer el objeto social de la compañía o las actividades a las que se va a dedicar y especificar la modalidad del capital de la sociedad, es decir, mencionar si será efectivo o en especie. 

Pasos para crear una Sociedad Anónima Cerrada

Para constituir una empresa bajo este tipo de sociedad, es necesario hacerlo a través de una escritura pública, la cual tiene los estatutos. Allí se establecen una serie de menciones mínimas en las que se establece el capital de la sociedad y el número de las acciones en las que se puede dividir, especialmente. 

Posteriormente se debe elegir el nombre o la razón social. Para ello se recomienda realizar una búsqueda de los registros públicos, de manera que no incorporemos uno que haya sido usado con anterioridad y que será el nombre de la compañía que se va a constituir. Luego de esto el capital se define de acuerdo a los aportes que realizará cada socio, el cual debe quedar figurado en el registro de matrícula de acciones. 

Ventajas de una Sociedad Anónima Cerrada

Una de las principales virtudes de este tipo de sociedad, tiene que ver con que las acciones pueden ponerse a la venta sin que ello implique disolver la estructura de la empresa, además, cuenta con una buena capacidad de acumulación de riqueza, la cual transfiere con las mismas acciones. No está sujeta a un tiempo de vida definido, de manera que se consolida como una sociedad de persona jurídica bajo una experiencia ilimitada. 

La Sociedad Anónima Cerrada cuenta con mayor facilidad para la obtención de los créditos a largo plazo cuando se ofrecen grandes activos de garantías de pago y los socios no responden de forma personal frente a las deudas de la compañía. Puede ponerse en marcha sin directorio y puede protegerse el patrimonio personal frente al de la empresa constituida bajo la S.A.C. 

Sociedad Anónima Cerrada

Estatutos de una Sociedad Anónima Cerrada

En este punto, los estatutos deben incluir la denominación de la sociedad, el domicilio de la Sociedad Anónima Cerrada, la descripción detallada del objeto social, el plazo de duración que incluye la fecha en la que se inician las actividades. También se debe añadir el monto de capital, el número de las acciones en las que se divide y el valor nominal de cada una de ellas. 

Adicional a esto, se incluye el régimen de los órganos que constituyen la sociedad, la forma en la que los accionistas se aprueban en función de la gestión social, las normas de distribución para las utilidades, algunos pactos lícitos que se establezcan por los integrantes, convenios societarios que funcionen entre los accionistas, entre otros. 

Ejemplos de Sociedad Anónima Cerrada

Entre algunas de las compañías constituidas bajo la S.A.C., se destaca Bimbo S.A, empresa dedicada a la fabricación de productos alimenticios procedente de México. Bayer S.A, es una empresa que se enfoca en el área farmacéutica procedente de Alemania. También estpa WalMart S.A, una de la cadena de supermercados más importantes de Estados Unidos y creada en este país. 

También figuran otras empresas como Scotiabank, multinacional financiera de Canadá, Alpura S.A, que fabrica productos lácteos, HSBC S.A, entidad financiera, siendo el tercer banco con la mayor cantidad de capital activo en el mundo, entre muchas otras más. 

Ley de una Sociedad Anónima Cerrada

De acuerdo a cada país, este tipo de sociedad puede ser denominado de distinta forma o bien regirse a partir de leyes distintas que condicionan su funcionalidad. En este caso, por ejemplo en Argentina, la Sociedad Anónima Cerrada se encuentra regulada por la Ley 19.550 perteneciente a la Ley General de Sociedades. En países como Colombia, este tipo de sociedad está sujeto a una responsabilidad ilimitada, donde el capital se representa en acciones separadas de la gestión de la misma sociedad. 

En España, es la Ley de Sociedades de Capital la que rige este tipo de sociedad, mientras que en México recibe el nombre de Ley General de Sociedades Mercantiles y regula las compañías que se constituyen con base a esta sociedad anónima. 

Para conocer más acerca de la constitución de este tipo de sociedades y cómo consolidar una a partir de la actividad de tu empresa, te recomendamos consultar con un asesor especializado que te guíe en el proceso de acuerdo a la leyes que funcionen en tu zona de ubicación.